¿CUÁLES SON

NUESTROS MÉTODOS?

La vanguardia del

pensamiento a tu alcance.

Aparentemente,   vivimos   en   un   mundo   sin rumbo     ni     timón,     a     merced     de     fuerzas incomprensibles,    existiendo    en    escalas    de tiempo   imposibles   de   dilucidar   sin   incurrir en     mitologías     o     viajes     intelectuales     de complejidades    imposibles    de    comprender por    los    no    iniciados,    y    aun    así,    seguimos adelante,   dando   tumbos,   algunos   creen   en dioses,   otros   en   la   ciencia,   pero   quien   tiene la razón? Vivir    es    atemorizante,    existir    es    una    labor compleja,   una   labor   donde   pocos   vencen   del todo   a   su   entorno,   donde   la   mayoría   apenas sobrevive   con   migajas,   el   hombre   racional   se da    cuenta    de    este    hecho,    vivir    es    peligroso, todo      desea      nuestras      muertes,      animales salvajes   y   virus   nos   acechan   en   la   oscuridad, fuerzas    desconocidas    conspiran    para    acabar con   nosotros   y   nuestras   familias,   el   trueno,   el fuego,   el   viento,   la   tierra   misma,   temblores   y tormentas     destruyen     lo     que     con     grandes esfuerzos   hemos   construido,   pero   a   diferencia de   los   animales,   a   los   cuales,   el   hombre   debe parecerles       igual       de       terrorífico       al       ser consumidos    como    alimentos    y    enseres,    este intenta       encontrarle       alguna       manera       de apaciguar,   pactar   o   por   lo   menos   comprender de   alguna   manera,   aquello   que   le   rodea,   en verdad   la   mente   humana   es   imposible,   y   ese hombre       primordial       de       la       prehistoria, apretujado       en       su       caverna,       sudoroso, apestando   a   miedo   tiene   una   idea,   una   noción, un   concepto,   intenta   conectar   los   puntos   para descubrir   y   comprender   el   rostro   de   aquello detrás de su universo: Al      principio      fue      algo      así,      demonios, espíritus,        ancestros,        dioses,        fuerzas, poderes,      seres      inorgánicos,      dios,      algo estaba   detrás   de   todo,   una   voluntad   con   un designio   imposible   de   comprender   para   los no   iniciados,   algunos   incluso,   los   extraños que   realmente   no   cabían   en   la   comunidad de    la    cueva    con    los    demás    miembros    del clan,       bajaban       de       sus       montañas       y escondites,   -›He   hablado   con   aquello,   solo yo    lo    puedo    escuchar,    y    dice    que,    bueno dice   muchas   cosas,   realmente   no   son   tan claras,    contradictorias,    pero    de    qué    dice cosas   las   dice›-,   pero   de   lo   que   si   estamos seguros,   es   que   quiere   cosas   a   cambio   para estar     a     nuestro     favor,     porque     seguro aquella    fuerza    es    como    nosotros,    tal    vez una    mujer,    o    un    hombre,    otros    dicen    no, debe      ser      un      animal,      incluso      algunos debieron   haber   dicho   no   es   nada   porque   lo es   todo,   la   idea   del   poder   detrás   de   todo surge   del   miedo   a   lo   desconocido,   del   terror que   procede   del   instinto,   y   de   la   realización suprema   de   que   no   importa,   si   fuiste   rey   o mendigo,   niña   o   niño,   sacerdote   o   granjero, la   muerte   y   sus   desconocidos   misterios   nos espera   a   todos,   y   quien   no   ama   la   vida?   algo debemos    de    hacer    para    vencer    tanto    ese temor como ese terrible pensamiento. Y   así   culturas   enteras   se   desarrollaron   desde ese    impreciso    instante    en    el    tiempo,    donde nuestros     ancestros     se     apretujaban     en     la oscuridad   como   simples   bestias   temerosos,   la cueva   se   convirtió   en   un   ostentoso   templo,   la religión   cubrió   al   misterio   de   una   gruesa   capa de   dogma,   y   el   loco   de   la   montaña   se   convirtió en   la   persona   más   poderosa   y   rica   del   pueblo, y    sus    visiones    en    la    palabra    de    los    textos sagrados   del   mundo,   hay   una   hermosa   lección en    todo    esto,    pero    eso    es    tema    para    otra ocasión,    el    punto    es,    que    la    religión    y    sus dogmas   son   el   antídoto   del   terror   a   existir   en un universo incierto, en un mundo mortal. Conforme     este     misticismo     primordial     fue siendo      develado      por      la      observación,      la deducción      y      ciertos      procesos      repetibles, recreados,    esta    fuerza    detrás    de    todo    fue comenzando    a    ser    descrita,    muchos    de    sus secretos      fueron      descubiertos      por      estos primeros       científicos       con       mentes       más analíticas,   la   ciencia   comenzó   a   separarse   de   la religión,   y   ambas   corrientes   fluyeron   por   lados opuestos   de   esta   nueva   montaña   que   surgía de     donde     antes     solo     había     unas     tribus dispersas,     esta     montaña     humanidad     que apareció   de   la   nada   de   pronto   arañaba   el   cielo, sin    embargo,    el    terror    nunca    abandona    su corazón,   incluso,   más   terrores   se   anidan   en   él, ya    que    al    fragmentar    el    misterio,    crea    una dualidad    mutable    y    variable,    donde    hay    luz, piensa,    debe    existir    la    oscuridad,    pero    no importa,   porque   si   hago   este   rito,   y   me   cuelgo tal    fetiche,    y    doy    mi    diezmo,    que    mal    me puede suceder!?
A   su   vez,   la   alternativa   gritaba,   no   hay   ni   dioses ni    demonios,    solo    procesos    de    una    fuerza natural,          predecible          y          comprensible, químicamente   estable   y   físicamente   legalizada, hasta      que      sucede      lo      improbable      y      lo supuestamente   imposible   sucede,   el   religioso dogmático     no     tarda     en     gritar     milagro!     la ciencia   miente,   dios,   los   dioses   o   lo   que   sea está    detrás    de    esto,    los    científicos    gritan    , necesitamos    más    datos,    más    investigación, más   explicaciones,   o   en   su   defecto,   quien   llego a     esas     conclusiones     no     fue     lo     riguroso requerido     para     cuantificar     el     proceso     por medio de la ciencia! Ambos    bandos    diciendo    lo    mismo,    ambos bandos    convencidos    de    que    el    que    tiene oídos   que   escuche   solo   su   verdad,   y   de   que no   hay   más   ciego   que   el   que   no   quiere   ver, ambas   iglesias   con   sus   sacerdotes   jalando una   cuerda   donde   en   medio   estamos   todos nosotros. La   necesidad   es   la   madre   de   toda   invención   y es   verdad,   inventamos   instituciones,   símbolos, demonios,   dioses,   sacerdocios   e   iglesias   para contenerlos,   claro   está   no   todos   los   pueblos ancestrales   fueron   así,   algunos   eran   peores,   o cuyas    concepciones    de    los    fenómenos    que experimentaban   demostraban   una   inmadurez del      pensamiento      o      consideraban      ciertos aspectos   superiores   a   otros,   también   algunas culturas     llegaron     a     cosmogonías     de     una sofisticación     tal     que     ni     siquiera     nuestras mentes   modernas   más   avanzadas,   han   podido igualar   en   su   pragmatismo   o   en   su   elegancia funcional,    y    todo,    para    vencer    el    miedo    a existir   bajo   un   régimen   natural   donde   estamos completa    y    absolutamente    abandonados    a nuestra   suerte,   en   un   universo   ciego   y   sordo tanto    a    nuestras    suplicas    como    a    nuestros lamentos,    tal    vez    tanta    sangre    derramada    y guerras   ideológicas   hayan   sido   por   una   buena causa,    tal    vez    solo    nos    estemos    haciendo tontos,   y   nos   hemos   creído   nuestras   mentiras, o   tal   vez   ,   si   existe,   en   alguna   parte   un   cielo donde   los   justos   son   recibidos   por   21   vírgenes y   un   infierno   donde   los   malvados   se   congelen o    se    derritan,    dependiendo    de    a    quien    le preguntes. Sin   embargo,   aún   no   hay   pruebas   de   ello,   ni   de dioses   o   de   demonios,   deseándonos   el   bien   o el   mal,   de   lo   que   si   hay   pruebas   es   de   que existen   fuerzas   operando   en   escalas   de   tiempo imposibles    de    cuantificar    o    comprender    del todo,   hay   algo   detrás   de   todo   esto,   una   o   mil, no    importa,    lo    que    importa    es    que    estas pueden   de   alguna   manera   incomprensible,   ser afectadas      por      nuestros      pensamientos      y voluntades,      fuerzas      que      nos      mandan      y ordenan,         fuerzas         que         cuando         nos organizamos,   enfocamos   y   sintonizamos,   nos obedecen       si       nuestra       voluntad       es       lo suficientemente clara, limpia y verdadera. Esta    es    nuestra    meta,    el    Instituto    de    la Genuina   Consciencia   enseña   como   método principal   El   Tercer   Camino,   llamado   en   sus estructuras   externas   el   Tao,   la   Toltequidad, Los   Misterios   de   Osiris,   el   Nuevo   Amanecer, la   voz   de   los   Aes   Dana,   el   Zen   Pragmático,   la Gnosis,   el   Centro   de   la   Rueda,   el   verdadero Sendero   Luminoso,   la   Kabbalah   entre   otros miles    de    nombres    que    han    tenido    estas mismas   prácticas,   ejercicios   y   conceptos   a lo largo de la historia de la humanidad. Por   momentos   ocultos,   por   momentos   a   la   luz, a   veces   ignorados   y   otras   veces   perseguidos, hasta   ahora,   que   está   al   alcance   de   todos   los que   se   quieren   tomar   la   molestia   de   cambiar, ya   sea   por   decisión   propia   o   porque   la   vida misma y sus circunstancias nos obliguen.

¿CUÁLES SON

NUESTROS

MÉTODOS?

La vanguardia del

pensamiento a tu

alcance.

Aparentemente,      vivimos en   un   mundo   sin   rumbo   ni timón,       a       merced       de fuerzas      incomprensibles, existiendo    en    escalas    de tiempo       imposibles       de dilucidar    sin    incurrir    en    mitologías    o    viajes intelectuales    de    complejidades    imposibles    de comprender    por    los    no    iniciados,    y    aun    así, seguimos     adelante,     dando     tumbos,     algunos creen   en   dioses,   otros   en   la   ciencia,   pero   quien tiene la razón? Vivir   es   atemorizante,   existir   es   una   labor   compleja, una    labor    donde    pocos    vencen    del    todo    a    su entorno,   donde   la   mayoría   apenas   sobrevive   con migajas,   el   hombre   racional   se   da   cuenta   de   este hecho,    vivir    es    peligroso,    todo    desea    nuestras muertes,   animales   salvajes   y   virus   nos   acechan   en la   oscuridad,   fuerzas   desconocidas   conspiran   para acabar   con   nosotros   y   nuestras   familias,   el   trueno, el    fuego,    el    viento,    la    tierra    misma,    temblores    y tormentas   destruyen   lo   que   con   grandes   esfuerzos hemos     construido,     pero     a     diferencia     de     los animales,   a   los   cuales,   el   hombre   debe   parecerles igual     de     terrorífico     al     ser     consumidos     como alimentos     y     enseres,     este     intenta     encontrarle alguna   manera   de   apaciguar,   pactar   o   por   lo   menos comprender    de    alguna    manera,    aquello    que    le rodea,   en   verdad   la   mente   humana   es   imposible,   y ese       hombre       primordial       de       la       prehistoria, apretujado   en   su   caverna,   sudoroso,   apestando   a miedo    tiene    una    idea,    una    noción,    un    concepto, intenta     conectar     los     puntos     para     descubrir     y comprender    el    rostro    de    aquello    detrás    de    su universo: Al    principio    fue    algo    así,    demonios,    espíritus, ancestros,      dioses,      fuerzas,      poderes,      seres inorgánicos,    dios,    algo    estaba    detrás    de    todo, una    voluntad    con    un    designio    imposible    de comprender     para     los     no     iniciados,     algunos incluso,   los   extraños   que   realmente   no   cabían en    la    comunidad    de    la    cueva    con    los    demás miembros   del   clan,   bajaban   de   sus   montañas   y escondites,   -›He   hablado   con   aquello,   solo   yo   lo puedo   escuchar,   y   dice   que,   bueno   dice   muchas cosas,        realmente        no        son        tan        claras, contradictorias,   pero   de   qué   dice   cosas   las   dice›- ,    pero    de    lo    que    si    estamos    seguros,    es    que quiere    cosas    a    cambio    para    estar    a    nuestro favor,    porque    seguro    aquella    fuerza    es    como nosotros,   tal   vez   una   mujer,   o   un   hombre,   otros dicen   no,   debe   ser   un   animal,   incluso   algunos debieron   haber   dicho   no   es   nada   porque   lo   es todo,   la   idea   del   poder   detrás   de   todo   surge   del miedo   a   lo   desconocido,   del   terror   que   procede del   instinto,   y   de   la   realización   suprema   de   que no   importa,   si   fuiste   rey   o   mendigo,   niña   o   niño, sacerdote      o      granjero,      la      muerte      y      sus desconocidos    misterios    nos    espera    a    todos,    y quien   no   ama   la   vida?   algo   debemos   de   hacer para   vencer   tanto   ese   temor   como   ese   terrible pensamiento. Y   así   culturas   enteras   se   desarrollaron   desde   ese impreciso   instante   en   el   tiempo,   donde   nuestros ancestros    se    apretujaban    en    la    oscuridad    como simples   bestias   temerosos,   la   cueva   se   convirtió   en un   ostentoso   templo,   la   religión   cubrió   al   misterio de    una    gruesa    capa    de    dogma,    y    el    loco    de    la montaña   se   convirtió   en   la   persona   más   poderosa y   rica   del   pueblo,   y   sus   visiones   en   la   palabra   de   los textos    sagrados    del    mundo,    hay    una    hermosa lección   en   todo   esto,   pero   eso   es   tema   para   otra ocasión,   el   punto   es,   que   la   religión   y   sus   dogmas son   el   antídoto   del   terror   a   existir   en   un   universo incierto, en un mundo mortal. Conforme    este    misticismo    primordial    fue    siendo develado   por   la   observación,   la   deducción   y   ciertos procesos   repetibles,   recreados,   esta   fuerza   detrás de   todo   fue   comenzando   a   ser   descrita,   muchos   de sus      secretos      fueron      descubiertos      por      estos primeros   científicos   con   mentes   más   analíticas,   la ciencia   comenzó   a   separarse   de   la   religión,   y   ambas corrientes    fluyeron    por    lados    opuestos    de    esta nueva    montaña    que    surgía    de    donde    antes    solo había      unas      tribus      dispersas,      esta      montaña humanidad    que    apareció    de    la    nada    de    pronto arañaba    el    cielo,    sin    embargo,    el    terror    nunca abandona    su    corazón,    incluso,    más    terrores    se anidan   en   él,   ya   que   al   fragmentar   el   misterio,   crea una    dualidad    mutable    y    variable,    donde    hay    luz, piensa,   debe   existir   la   oscuridad,   pero   no   importa, porque   si   hago   este   rito,   y   me   cuelgo   tal   fetiche,   y doy mi diezmo, que mal me puede suceder!?
2018 Instituto de la Genuina Consciencia, Todos los derechos reservados. EPO
A   su   vez,   la   alternativa   gritaba,   no   hay   ni   dioses   ni demonios,    solo    procesos    de    una    fuerza    natural, predecible   y   comprensible,   químicamente   estable y    físicamente    legalizada,    hasta    que    sucede    lo improbable   y   lo   supuestamente   imposible   sucede, el   religioso   dogmático   no   tarda   en   gritar   milagro!   la ciencia   miente,   dios,   los   dioses   o   lo   que   sea   está detrás   de   esto,   los   científicos   gritan   ,   necesitamos más   datos,   más   investigación,   más   explicaciones,   o en   su   defecto,   quien   llego   a   esas   conclusiones   no fue     lo     riguroso     requerido     para     cuantificar     el proceso por medio de la ciencia! Ambos     bandos     diciendo     lo     mismo,     ambos bandos   convencidos   de   que   el   que   tiene   oídos que   escuche   solo   su   verdad,   y   de   que   no   hay más    ciego    que    el    que    no    quiere    ver,    ambas iglesias   con   sus   sacerdotes   jalando   una   cuerda donde en medio estamos todos nosotros. La   necesidad   es   la   madre   de   toda   invención   y   es verdad,       inventamos       instituciones,       símbolos, demonios,     dioses,     sacerdocios     e     iglesias     para contenerlos,     claro     está     no     todos     los     pueblos ancestrales    fueron    así,    algunos    eran    peores,    o cuyas      concepciones      de      los      fenómenos      que experimentaban   demostraban   una   inmadurez   del pensamiento     o     consideraban     ciertos     aspectos superiores     a     otros,     también     algunas     culturas llegaron    a    cosmogonías    de    una    sofisticación    tal que    ni    siquiera    nuestras    mentes    modernas    más avanzadas,   han   podido   igualar   en   su   pragmatismo o   en   su   elegancia   funcional,   y   todo,   para   vencer   el miedo    a    existir    bajo    un    régimen    natural    donde estamos   completa   y   absolutamente   abandonados a    nuestra    suerte,    en    un    universo    ciego    y    sordo tanto     a     nuestras     suplicas     como     a     nuestros lamentos,     tal     vez     tanta     sangre     derramada     y guerras    ideológicas    hayan    sido    por    una    buena causa,   tal   vez   solo   nos   estemos   haciendo   tontos,   y nos   hemos   creído   nuestras   mentiras,   o   tal   vez   ,   si existe,   en   alguna   parte   un   cielo   donde   los   justos son   recibidos   por   21   vírgenes   y   un   infierno   donde los      malvados      se      congelen      o      se      derritan, dependiendo de a quien le preguntes. Sin   embargo,   aún   no   hay   pruebas   de   ello,   ni   de dioses   o   de   demonios,   deseándonos   el   bien   o   el mal,   de   lo   que   si   hay   pruebas   es   de   que   existen fuerzas   operando   en   escalas   de   tiempo   imposibles de    cuantificar    o    comprender    del    todo,    hay    algo detrás   de   todo   esto,   una   o   mil,   no   importa,   lo   que importa   es   que   estas   pueden   de   alguna   manera incomprensible,      ser      afectadas      por      nuestros pensamientos     y     voluntades,     fuerzas     que     nos mandan     y     ordenan,     fuerzas     que     cuando     nos organizamos,     enfocamos     y     sintonizamos,     nos obedecen        si        nuestra        voluntad        es        lo suficientemente clara, limpia y verdadera. Esta   es   nuestra   meta,   el   Instituto   de   la   Genuina Consciencia   enseña   como   método   principal   El Tercer     Camino,     llamado     en     sus     estructuras externas   el   Tao,   la   Toltequidad,   Los   Misterios   de Osiris,    el    Nuevo    Amanecer,    la    voz    de    los    Aes Dana,   el   Zen   Pragmático,   la   Gnosis,   el   Centro   de la    Rueda,    el    verdadero    Sendero    Luminoso,    la Kabbalah    entre    otros    miles    de    nombres    que han   tenido   estas   mismas   prácticas,   ejercicios   y conceptos     a     lo     largo     de     la     historia     de     la humanidad. Por   momentos   ocultos,   por   momentos   a   la   luz,   a veces   ignorados   y   otras   veces   perseguidos,   hasta ahora,    que    está    al    alcance    de    todos    los    que    se quieren   tomar   la   molestia   de   cambiar,   ya   sea   por decisión    propia    o    porque    la    vida    misma    y    sus circunstancias nos obliguen.