ARTICULOS

No es casualidad nuestro temor a la muerte, nuestro miedo a la soledad ante el vacío del abismo se reja

Un momento para ell@s No es casualidad nuestro temor a la muerte, nuestro miedo a la soledad ante el vacío del abismo se refleja en casi todo lo que hacemos como especie. En distintas culturas sofisticadas, en distintas regiones geográficas de este planeta sucede un fenómeno extraordinario durante ciertas épocas del año, durante los meses de octubre y noviembre de nuestro calendario gregoriano, celebraciones cuyas naturalezas son tan similares que nos hacen preguntarnos sobre algún origen común o idea central idéntica, aun en pueblos y tradiciones que aparentemente nunca tuvieron contacto alguno las mismas nociones y fundamentos parecen hacerse eco, un eco que resuena en algún pasado olvidado de la humanidad donde tal vez lo que nos han contado que somos se vuelve más complejo y extraño. La muerte, las consciencias de los muertos, los seres inorgánicos cuya cohesión energética y vibraciones extraordinarias los vuelven invisibles e imposibles de percibir con nuestros adormilados sentidos, pero algo extraordinario parece suceder alrededor de esos meses recordados por los ancestros, las barreras liminales o transitorios entre estados de existencia, energéticos, vibratorios, o como se les quiera llamar parecen atenuarse, adelgazarse, o simplemente desaparecen. El contacto y las percepciones de estos seres que comparten nuestro mundo, o llegan a él desde nadie sabe exactamente donde, se vuelven más comunes y en ocasiones se ritualizan los estados mentales y materiales para que estos fenómenos ocurran sin mayor esfuerzo, es decir se les abren las puertas y se les invita a pasar, ya sea para recordar a nuestros seres queridos que ya han dejado este mundo, o para darle paz y mostrarles el camino a los que vagan perdidos en los espacios entre los espacios.   Por milenios o más, se han observado estas fechas como especiales, ya sean como recordatorios o como homenajes de quiénes somos y a donde nos dirigimos, de quien amamos y quien cumplió su tiempo en este mundo para volver de vez en cuando, el origen del sentido de estas fechas se ha perdido en las nieblas de un pasado remoto, donde el humano estaba más en contacto con su naturaleza dual, con ese aspecto ignorado y perdido del cual ahora solo nos llegan los ecos de lo que fuimos, somos y seremos, y a pesar de todo siguen latentes estas tradiciones, los murmullos de los ancestros se siguen escuchando, así como serán escuchados los nuestros cuando estemos del otro lado y tengamos más respuestas de las que tenemos ahora, así que los invito a explorar en las mareas del tiempo, el significado del misterio de esas fechas, a reconocer en su descubrimiento el anhelo de permanencia de nuestras vida, y nuestros inútiles esfuerzos por aferrarnos a lo que carece de sentido e ignorar lo que sí. En estas fechas se nos recordaba que la vida ama a la muerte, y que todo lo que hacemos, puesto en su justa proporción ante la fuerza de la muerte de poco o nada valen las lágrimas que derramamos, así como nuestras desesperanzas y frustraciones, los antiguos decían que valía más un instante vivido con intensidad, que 20 años de una vida sin sentido. A su vez esas fechas nos recuerdan, que aquel que sabe que tiene el tiempo contado, no se puede permitir desperdiciar estos preciosos momentos de vida, que la muerte es la mejor consejera, y sobre todo que solo un imbécil desperdicia su vida y su tiempo en nada, que solo se dedica a ver la vida pasar dejando de lado sus sueños y anhelos por una falsa comodidad.   Vivir es peligroso, la muerte nos acecha, pero también nos impulsa a ver con nuevos ojos los mismos atardeceres, y escuchar las voces de los ancestros de la humanidad, que así como nosotros, sufrían las mismas penas, y alegrías, nosotros no deberíamos de sufrir por aquellas cuestiones que ellos resolvieron para todos nosotros, pero algo sucede periódicamente donde nos olvidamos del camino recorrido y nos empeñamos a comenzar desde cero cada vez, algunos recordamos y escuchamos, y por esto estamos aquí, para recordártelo, para inspirarte, y para decirte que lo humanamente posible desafía los alcances de tus sueños, abarca mucho más de lo que tu imaginación es capaz, y puede en verdad, mover montañas y mucho, mucho más.   Si te interesan estos temas te invitamos a investigar sobre: El festival de Samhain La noche del Walpurgis El Mictlan También visita: http://www.druidry.org/druid-way/teaching-and-practice/druid-festivals/samhain/deeper-samhain https://en.wikipedia.org/wiki/Liminality http://www.newgrange.com/samhain.htm http://www.cultura.gob.mx/turismocultural/publi/Cuadernos_19_num/cuaderno16.pdf http://www.sacred-texts.com/pag/boh/boh15.htm http://www.samaelgnosis.net/revista/ser21/capitulo_06.htm http://pueblosoriginarios.com/enlaces/calendarios.html