El Espiritu Manifiesto

Una    colección    de    arte    cuya    creación    fue    lograda    por    medio    del éxtasis    del    Espíritu    creativo    más    puro,    logrado    tras    incontables tribulaciones   y   retiros,   un   triunfo   de   la   voluntad   sobre   la   materia, un conducto, un canal, un camino, una llave y una puerta. El Espíritu Manifiesto En estas obras ha hablado el Espíritu a través de mi ser, este se ha manifestado, no hay nada que no puedas lograr, no existen secretos que no puedas conocer, el Universo es nuestro, para crecer y experimentar, toda la aventura humana que nos pertenece, para tomar las estrellas con las manos, y fundirlas en las formas que deseemos, para reír y llorar, para amar y cantar, así como nuestros primeros hermanos, manifestando al espíritu con sus manos en las paredes de una oscura cueva a la luz de una antorcha, soñando, y asombrando, con los trazos de uno, con la imaginación del otro, juntos, en la noche de las edades, hasta que juntos, veamos por fin, ese nuevo amanecer que nos espera, es inevitable, estamos condenados, a una eternidad de conocimiento y amor, ya que esa es la suerte de los humanos, hoy, mañana, y siempre. Este instante es el único tiempo que existe, abre la puerta, el Espíritu llama.

El Espiritu

Manifiesto

Una   colección   de   arte   cuya creación     fue     lograda     por medio       del       éxtasis       del Espíritu    creativo    más    puro, logrado      tras      incontables tribulaciones    y    retiros,    un triunfo   de   la   voluntad   sobre la   materia,   un   conducto,   un canal,   un   camino,   una   llave y una puerta. El Espíritu Manifiesto En estas obras ha hablado el Espíritu a través de mi ser, este se ha manifestado, no hay nada que no puedas lograr, no existen secretos que no puedas conocer, el Universo es nuestro, para crecer y experimentar, toda la aventura humana que nos pertenece, para tomar las estrellas con las manos, y fundirlas en las formas que deseemos, para reír y llorar, para amar y cantar, así como nuestros primeros hermanos, manifestando al espíritu con sus manos en las paredes de una oscura cueva a la luz de una antorcha, soñando, y asombrando, con los trazos de uno, con la imaginación del otro, juntos, en la noche de las edades, hasta que juntos, veamos por fin, ese nuevo amanecer que nos espera, es inevitable, estamos condenados, a una eternidad de conocimiento y amor, ya que esa es la suerte de los humanos, hoy, mañana, y siempre. Este instante es el único tiempo que existe, abre la puerta, el Espíritu llama.
2018 Instituto de la Genuina Consciencia, Todos los derechos reservados. EPO