SOCIAL
CONTACTO informacion@institutogenuinaconsciencia.com
INSTITUTO DE LA GENUINA CONSCIENCIA ®   Todos los derechos reservados 2019 




Diálogos con el Profeta

La era de los secretos ha terminado
¿Quiénes   somos?,   a   dónde   vamos?   porque   estamos   aquí?,   siempre,   siempre   las   mismas   preguntas   han mantenido   despiertos   a   todos   los   seres   semi   conscientes   de   todas   las   edades   del   mundo,   porque   es   verdad, la   existencia   es   un   misterio,   al   igual   que   aquello   que   nos   depara   nuestro   verdadero   propósito   en   el   mundo, porque   no   estamos   aquí   accidentalmente,   venimos   a   crecer,   a   desarrollarnos,   a   vivir   de   la   mejor   manera posible. Es    decir,    vemos    al    mundo    natural,    que    existe    sin    temor    ni    consciencia    del    tiempo,    adaptándose    a    su cambiante   entorno,   fluyendo,   mutando,   viviendo   y   muriendo   en   ciclos   tan   antiguos   como   el   mundo   mismo,   y aun   este,   con   sus   aparentes   cadenas   montañosas   eternas   y   sus   silentes   desiertos,   se   ha   transformado incontables   veces,   lo   observamos   y   no   lo   vemos,   lo   admiramos   pero   no   lo   comprendemos,   no,   no   somos diferentes   a   nada   de   lo   que   nos   rodea,   estamos   destinados   a   lo   mismo,   y   si   no   cambiamos   nosotros   mismos, el   tiempo   y   el   entorno   se   encargaran   de   hacerlo   por   uno,   queramos   o   no,   estemos   listos   o   no,   lo   sepamos   o no. Miles    de    millones    de    años    de    procesos    transformadores,    sucediendo    en    las    aparentes    eternidades    del Universo   donde   habitamos,   para   que   pudiéramos   llegar   a   este   instante,   en   este   segundo,   donde   tomas   esto en   tus   manos   y   puedes   darte   cuenta   de   que   te   das   cuenta,   de   que   estas   vivo,   de   que   existes,   y   de   que   como tú,   no   existe   nada   ni   nadie   similar,   pudiera   decirse,   sin   temor   a   equivocarse,   que   el   Universo   se   creó   para   que existieras   tú,   para   que   vivieras   tú,   para   que   nacieras   tú,   y   aun   así   desperdicias   tu   vida   en   incrementar   el   vacío que   anida   en   tu   corazón,   en   obtener   todos   los   logros   efímeros   que   no   significan   nada   y   valen   aún   menos puestos   en   su   verdadero   contexto   universal,   que   es   un   soplo   para   un   huracán?,   el   destello   de   una   chispa   ante la   luz   de   un   sol?,   un   diente   de   leche   a   una   cana   nueva?,   todo   es   poco,   casi   nada   ante   el   incesante   paso   del tiempo,   y   a   pesar   de   ello,   único,   irrepetible,   instantáneamente   resonando   como   un   eco   en   el   universo   entero, que existe solo para que te desarrolles en él, como la oruga a la mariposa.
En   estos   trabajos   he   vertido   mi   ser,   que   ha   manifestado   al   Espíritu,   para   que   sepas   y   reencuentres   algo   que nunca   has   perdido,   algo   que   te   pertenece,   aquella   fuerza   ha   hablado   a   través   de   mí,   como   un   mensajero,   y como   un   simple   aprendiz,   todo   lo   que   tengo   te   lo   doy,   porque   nada   me   pertenece,   todo   lo   que   soy   te   lo   debo a   ti,   ya   que   por   ti   deje   todo   atrás,   para   servirte   a   ti,   y   en   el   camino   ayudarnos   a   encontrarnos,   en   nuestro eterno   retorno   al   infinito   del   cual   surgimos,   ven,   caminemos   juntos   y   a   nuestro   propio   ritmo,   el   camino   es largo,   pero   no   imposible,   ven,   el   camino   es   solitario,   aunque   eso   no   signifique,   que   no   podamos   compartirlo en   algunos   instantes,   y   acompañarnos   hasta   que   debamos   tomar   nuestros   propios   caminos   por   rumbos distantes... En   estas   obras   ha   hablado   el   Espíritu   a   través   de   mi   ser,   este   se   ha   manifestado,   no   hay   nada   que   no   puedas lograr,   no   existen   secretos   que   no   puedas   conocer,   el   Universo   es   nuestro,   para   crecer   y   experimentar,   toda la   aventura   humana   que   nos   pertenece,   para   tomar   las   estrellas   con   las   manos,   y   fundirlas   en   las   formas   que deseemos,   para   reír   y   llorar,   para   amar   y   cantar,   así   como   nuestros   primeros   hermanos,   manifestando   al espíritu    con    sus    manos    en    las    paredes    de    una    oscura    cueva    a    la    luz    de    una    antorcha,    soñando,    y asombrando,   con   los   trazos   de   uno,   con   la   imaginación   del   otro,   juntos,   en   la   noche   de   las   edades,   hasta   que veamos   por   fin,   ese   nuevo   amanecer   que   nos   espera,   es   inevitable,   estamos   condenados   a   una   eternidad   de conocimiento y amor, ya que esa es la suerte de los seres conscientes, hoy, mañana, y siempre. El Profeta Omega.
Portal variante. por El Profeta Omega

Diálogos con el

Profeta

La era de los secretos ha terminado
¿Quiénes    somos?,    a    dónde    vamos? porque      estamos      aquí?,      siempre, siempre    las    mismas    preguntas    han mantenido     despiertos     a     todos     los seres   semi   conscientes   de   todas   las edades   del   mundo,   porque   es   verdad, la   existencia   es   un   misterio,   al   igual que   aquello   que   nos   depara   nuestro verdadero    propósito    en    el    mundo, porque           no           estamos           aquí accidentalmente,   venimos   a   crecer,   a desarrollarnos,    a    vivir    de    la    mejor manera posible. Es   decir,   vemos   al   mundo   natural,   que existe    sin    temor    ni    consciencia    del tiempo,   adaptándose   a   su   cambiante entorno,   fluyendo,   mutando,   viviendo y    muriendo    en    ciclos    tan    antiguos como   el   mundo   mismo,   y   aun   este, con         sus         aparentes         cadenas montañosas    eternas    y    sus    silentes desiertos,       se       ha       transformado incontables   veces,   lo   observamos   y   no lo    vemos,    lo    admiramos    pero    no    lo comprendemos,       no,       no       somos diferentes     a     nada     de     lo     que     nos rodea,      estamos      destinados      a      lo mismo,   y   si   no   cambiamos   nosotros mismos,    el    tiempo    y    el    entorno    se encargaran      de      hacerlo      por      uno, queramos   o   no,   estemos   listos   o   no, lo sepamos o no. Miles      de      millones      de      años      de procesos                       transformadores, sucediendo        en        las        aparentes eternidades      del      Universo      donde habitamos,     para     que     pudiéramos llegar      a      este      instante,      en      este segundo,    donde    tomas    esto    en    tus manos   y   puedes   darte   cuenta   de   que te   das   cuenta,   de   que   estas   vivo,   de que    existes,    y    de    que    como    tú,    no existe   nada   ni   nadie   similar,   pudiera decirse,   sin   temor   a   equivocarse,   que el      Universo      se      creó      para      que existieras    tú,    para    que    vivieras    tú, para     que     nacieras     tú,     y     aun     así desperdicias   tu   vida   en   incrementar   el vacío    que    anida    en    tu    corazón,    en obtener   todos   los   logros   efímeros   que no   significan   nada   y   valen   aún   menos puestos    en    su    verdadero    contexto universal,    que    es    un    soplo    para    un huracán?,    el    destello    de    una    chispa ante   la   luz   de   un   sol?,   un   diente   de leche    a    una    cana    nueva?,    todo    es poco,    casi    nada    ante    el    incesante paso    del    tiempo,    y    a    pesar    de    ello, único,    irrepetible,    instantáneamente resonando      como      un      eco      en      el universo   entero,   que   existe   solo   para que    te    desarrolles    en    él,    como    la oruga a la mariposa.
SOCIAL
CONTACTO Mail: info@institutogenu inaconsciencia.com
INSTITUTO DE LA GENUINA CONSCIENCIA